Puraloe

Puraloe ® · Envejecimiento Cutáneo AntiAge

CREMA & GEL · Ácido Retinoico + Extracto de Aloe Vera

Fórmula

FÓRMULAa:
Composición:

CREMA al 0,005% contiene:
Ácido Retinoico (tretinoína) 0,005 g
Extracto Glicólico de Aloe Vera. 1,00 g
Excipientes c.s.p.100 g

CREMA al 0,025% contiene:
Ácido Retinoico (tretinoína) 0,025 g
Extracto Glicólico de Aloe Vera. 1,00 g
Excipientes c.s.p.100 g

CREMA al 0,050% contiene:
Acido Retinoico (tretinoína) 0,050 g
Extracto Glicólico de Aloe Vera. 1,00 g
Excipientes c.s.p.100 g

GEL al 0,025% contiene:
Ácido Retinoico (tretinoína) 0,025 g
Extracto Glicólico de Aloe Vera. 1,00 ml
Excipientes c.s.p.100 g

GEL al 0,050% contiene:
Ácido Retinoico (tretinoína). 0,050 g
Extracto Glicólico de Aloe Vera 1,00 ml
xcipientes c.s.p.100 g
…………………………………………………………………………………..

SUGERENCIA DE USO:
Una aplicación diaria por la noche evitando el área ocular.

Prospecto

ACCIÓN FARMACOLÓGICA
Actuaría aumentando las mitosis y el turnover de las células epidérmicas, posiblemente produciendo una capa córnea menos cohesiva, la cual descama más fácilmente. Esta acción facilita la remoción de los comedones existentes e inhibiría la formación de nuevos comedones.
La absorción percutánea, aunque mínima, podría ocurrir, en especial si se utiliza durante largos períodos o sobre superficies extensas.

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Dificulta la formación de elementos acneicos.
Provoca la expulsión de elementos retencionales (comedones y microquistes).
Acelera la evolución de elementos inflamatorios (pápulas y pústulas).

INDICACIONES
Está destinado al tratamiento de los trastornos de la queratinización en particular la paraqueratosis, hiperqueratosis y disqueratosis, frecuentemente de origen genético (ictiosis), que no han respondido a la terapéutica convencional. Acné en todas sus formas, excepto en acné-rosácea. Como agente auxiliar para mitigar arrugas finas, hiperpigmentación irregular y rugosidad de la piel dentro de un programa integral de cuidados de la piel que incluye evitar el sol o las fuentes artificiales de luz ultravioleta (camas solares).

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN
La frecuencia y modo de empleo la indicará el médico tratante, dependiendo de la gravedad y naturaleza de la afección. La posología media de una aplicación al día será aceptada en función de la respuesta del paciente.

CONTRAINDICACIONES
Embarazo: en los animales la tretinoína se mostró teratogénica por vía oral, por vía local y en altas dosis induce malformaciones esqueléticas menores. En el ser humano, esto lleva a no utilizar preparaciones con ácido retinoico en el primer trimestre del embarazo, aunque la absorción percutánea sea mínima y el riesgo de malformaciones en humanos no haya sido demostrada. Eczema. Hipersensibilidad a la tretinoína. Quemaduras solares. Rosácea.

EFECTOS ADVERSOS
Ocasionalmente pueden aparecer efectos secundarios locales como fenómenos de irritación caracterizados por eritema seco. Ardor, sobre todo a nivel peribucal y del cuello. Estos fenómenos directamente ligados al producto desaparecen cuando se espacian las aplicaciones.
La aplicación excesiva puede causar eritema severo, peeling o molestias que no se relacionan con el aumento de la eficacia.
Fotosensibilidad.
Hipo o hiperpigmentación temporaria.
Los individuos de piel sensible pueden presentar edema, ampollas o costras.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
Al inicio de la terapia puede presentarse una aparente exacerbación de la patología.
La respuesta terapéutica no es evidente hasta las 6 u 8 semanas de tratamiento.
Cuando se ha logrado un efecto terapéutico, las dosis de mantenimiento se harán menos frecuentemente.
Este producto no es un cosmético, no elimina las arrugas gruesas, no repara la piel dañada por el sol, no revierte el fotoenvejecimiento ni restituye un patrón histológico más joven.
No tiene efecto sobre: arrugas profundas, coloración amarillenta de la piel, lentiginosis, telangiectasias, laxitud, atipias de queratinocitos o melanocitos o elastosis dérmica.
Por ser la tretinoina un irritante dérmico, deberá evaluarse el tiempo de tratamiento, la edad del paciente y evitar el uso cuando se está recibiendo otras drogas fotosensibilizantes.

INTERACCIONES
Limpiadores, abrasivos y jabones medicinales.
Preparaciones antiacneicas que contengan agentes exfoliantes tales como Peróxido de Benzoilo (salvo indicación médica), resorcinol, ácido salicílico o azufre.
Preparaciones tópicas que contengan alcohol como lociones post-afeitado.
Astringentes, perfumes o cremas de afeitar.
Otros derivados de la Vitamina A.
Cosméticos y maquillajes.
Minoxidil tópico, ya que aumenta la absorción de este último pudiendo producir hipotensión, arritmia, impotencia, etc.
Medicamentos fotosensibilizantes (tiazidas, tetraciclinas, fluoroquinolonas, fenotiazinas, sulfonamidas, etc.) ya que puede incrementarse la fotosensibilidad.

PRECAUCIONES DE EMPLEO: INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE
En razón de los fenómenos de intolerancia (edema, eczematización) de carácter pasajero, sería aconsejable que las primeras aplicaciones se efectuaran sobre una pequeña superficie de prueba.
Abstenerse de efectuar lavados frecuentes, dos por día son suficientes.
Se aconseja utilizar jabones y/o champúes suaves.
Evitar utilizar perfumes, agua de colonia, tónicos, lociones para antes o después de afeitarse y en general todo producto con alcohol o perfumado ya que pueden provocar irritación.
Evitar el contacto con los ojos, párpados, boca, narinas, mucosas, si ello ocurre lavar con abundante agua.
Debe actuarse con prudencia cuando en razón del tratamiento se impone el uso simultáneo con otras preparaciones locales, sobre todo aquellas que tienen poder exfoliante.
Si se estuviera utilizando alguna sustancia queratolítica o exfoliante, se recomienda esperar el fin de los fenómenos irritativos antes de comenzar la terapia con tretinoína.
La exposición al sol o radiaciones ultravioletas (camas solares) provoca una irritación suplementaria, en
consecuencia, se evitará la exposición a los mismos durante el tratamiento con esta droga.

SOBREDOSIS
Un empleo exagerado llevará a una reacción sin mejoras del tratamiento.

PRESENTACIONES
Puraloe crema, 0,005%, 0,025%, 0,050% por 30 g
Puraloe gel, 0,025% y 0,050% por 30 g

ESTE MEDICAMENTO ES DE USO EXTERNO.

Ante la ingestión accidental, de inmediato se debe contactar al médico o recurrir al hospital más cercano.
Centro de Referencia Toxicológica:
Centro de Intoxicaciones (011) 4962-2247 ó (011) 4962-6666
Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez (011) 4801-5555

Caducidad: Este medicamento no debe utilizarse después de la fecha de vencimiento indicada en el envase.
Este Medicamento debe ser usado exclusivamente bajo prescripción médica y no puede repetirse sin nueva receta médica.
Antes de comenzar el tratamiento con este u otro medicamento, se recomienda leer el prospecto.

Conservación: Puraloe debe ser conservado a temperatura ambiente, en su estuche original y al abrigo de la luz y del calor.

ESTE Y TODOS LOS MEDICAMENTOS DEBERÁN ESTAR FUERA DE ALCANCE DE LOS NIÑOS.

 

 

El paso del tiempo es implacable pero hay algunos signos del inevitable envejecimiento cutáneo que pueden minimizarse.

A menudo resulta difícil orientarse entre tantos productos que prometen “detener el tiempo” y parece casi irremediable gastarse una pequeña fortuna para conseguirlo. Entre promesas imposibles y un gran escepticismo, un estudio publicado clarifica un poco las ideas y puede servir de orientación al comprobar que algunos métodos contra el envejecimiento cutáneo son realmente eficaces.

Un trabajo que efectuaron científicos de la Universidad de Michigan, en EE.UU, recogió los resultados de decenas de estudios realizados desde comienzos de la década de los noventa y concluye que, de todos los tratamientos que se encuentran disponibles, tres son los más eficaces: el ácido retinoico tópico, las inyecciones de ácido hialurónico y la reparación de superficie con láser de dióxido de carbono.

Entre retinol, ácido y láser

El retinol o vitamina A es uno de los productos estrella del que ya se había probado su eficacia en otro estudio efectuado en el 2007 en la reducción de las arrugas y la aspereza de la piel en las personas de mayor edad. Esta vitamina es liposoluble, indispensable para mantener en buen estado la piel y los ojos. Se conoce también como retinol por su importante papel en el funcionamiento de la retina. Tanto el retinol como sus derivados -los ácidos retinoicos- se han venido utilizando de forma eficaz en el tratamiento del acné. Produce un efecto peeling –descamación que renueva las células de la epidermisestimulando la síntesis de nuevo colágeno.

Sus efectos dependen de la concentración que se use. Los dermatólogos y profesionales de la estética utilizan concentraciones altas que permiten exfoliar la piel hasta niveles profundos Muchos productos cosméticos incorporan este principio, por lo que es interesante saber cuáles son las concentraciones ya que, si son elevadas, pueden producir irritaciones y, si son demasiado bajas, tener escasa eficacia. Es aconsejable utilizar los productos con retinol por la noche, cuando el proceso de renovación celular es mayor. Si se utilizan durante el día conviene asociar un buen protector solar porque el retinol aumenta la sensibilidad de la piel a la luz.

La reparación de la superficie cutánea con láser de dióxido de carbono es otro de los tratamientos de probada validez. Su eficacia reside en que remueve la dermis logrando la formación de nuevo colágeno. Otros estudios previos de la Universidad de Michigan han mostrado por qué algunos tratamientos de láser funcionan mejor que otros, menos potentes. Envejecimiento Cutáneo

El ácido hialurónico es otro de los tratamientos validados por el estudio. Se usa para rellenar arrugas y líneas de expresión, como el surco nasogeniano, que va de la nariz a la boca. Esta sustancia está presente, en estado natural, en todos los tejidos vivos y el tejido dérmico contiene fibras de colágeno y moléculas de ácido hialurónico que retienen el agua y generan volumen. Su aplicación periódica subcutánea provoca la regeneración del colágeno propio. Algunos productos cosméticos también incorporan este principio por vía tópica.

Colágeno, elemento imprescindible

Todos estos tratamientos tienen un factor común: mejoran la apariencia de la piel estimulando la formación de colágeno nuevo. Esta proteína de la piel, situada debajo de la dermis, tiene como función principal mantener su estructura y elasticidad. Por este motivo, los estudios con colágeno son de importancia clave para desarrollar tratamientos contra el envejecimiento cutáneo. En la piel joven el colágeno es abundante y con una estructura firme y homogénea, mientras que en la piel de más edad se encuentra en menor cantidad y de forma irregular, principal factor responsable del hundimiento de la piel y las arrugas.

Estos procesos propios del deterioro de la piel tienen su explicación bioquímica: en el envejecimiento cutáneo se incrementa la producción de la enzima colagenasa, cuya función es descomponer las proteínas de colágeno. Después, los fibroblastos -células de la estructura de la dermis- pierden su estado normal, se colapsan y provocan una nueva activación de las enzimas de descomposición. Con todo, aparece un circulo vicioso de deterioro y pérdida de estructuras dérmicas que conlleva que las personas mayores de 80 años tengan cuatro veces más colágeno descompuesto y desestructurado que las de 20 años.

El espesor y la elasticidad de la piel también padecen modificaciones: con la edad, la dermis pierde dos tercios o más de su espesor juvenil y se lesiona más fácilmente, lo cual se relaciona igualmente con la pérdida de estructuras de colágeno. Además la grasa también juega un papel importante en el aspecto del rostro. Una nueva técnica desarrollada recientemente podría perfeccionar la cirugía plástica facial. Ésta consiste en rellenar un compartimiento profundo de grasa que se encuentra en las mejillas con inyecciones -de grasa- para recuperar volumen y tensión de la piel, minimizando las arrugas y los pliegues que parten de la nariz hacia los extremos de los labios.

En la actualidad se utiliza un compartimiento más superficial en este tipo de técnicas para la recuperación de volumen, de modo que el nuevo descubrimiento abre un campo de investigación muy amplio. “Añadir volumen en lugar de estirar la piel no es nada revolucionario en la cirugía estética, pero la idea de restaurar el volumen en la grasa profunda, que afectará a muchas áreas de la cara, es un gran avance en nuestra forma de tratar el envejecimiento cutáneo facial”, explica Joel Pessa, cirujano miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica de EE.UU. y coautor del estudio mencionado.

Técnica individualizada

En el envejecimiento cutáneo hay una serie de factores biológicos que dependen directamente de la genética y del paso del tiempo. Además, también hay otros como son la exposición al sol, la contaminación, el consumo de alcohol y tabaco y el estrés que determinan que “las huellas del tiempo” no sean las mismas en pieles de la misma edad. La exposición a las radiaciones de la luz solar es una de las principales causas de envejecimiento cutáneo así como un factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel.

Se recomienda una correcta protección evitando exposiciones demasiado directas y prolongadas. Cada vez más la cosmética incorpora, en las cremas hidratantes de uso diario e incluso en los maquillajes, factores protectores de los rayos UV. La dieta es una buena aliada de la cosmética: una ingesta abundante de frutas y verduras aporta las dosis necesarias de vitamina A y de principios antioxidantes. Los suplementos por vía oral de ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes (la nutricosmética) también pueden resultar útiles.

Una crema para cada edad
Para minimizar los signos del envejecimiento cutáneo puede ser útil seguir esta pequeña guía que varía dependiendo de la edad. Hacia los 30 años empiezan a aparecer las primeras arrugas. Para combatirlas pueden utilizarse productos exfoliantes de microdermoabrasión acompañados de un aparato masajeador que activa la circulación en el rostro. También son útiles los peelings químicos superficiales a base de ácido glicólico, a concentraciones bajas, y elegir cremas hidratantes más completas (con antioxidantes, vitaminas o activos) que mejoren la luminosidad.

A los 40, las cremas hidratantes deben ser de textura más rica y es el momento de utilizar cremas que actúen sobre el colágeno, como las que contienen retinol. Es recomendable potenciar la exfoliación para estimular la renovación celular que se enlentece a esta edad. Se muestran útiles los peelings químicos superficiales, el relleno de arrugas y el empleo periódico de toxina botulínica.

En la década de los 50, la menopausia provoca una serie de cambios hormonales que influyen en la piel. Los peelings más profundos y la reparación de la superficie con láser pueden mejorar su aspecto. El relleno de arrugas y del surco nasogeniano con ácido hialurónico son una buena opción. La toxina botulínica sigue siendo útil y los tratamientos con mesoterapia y radiofrecuencia pueden mejorar la flacidez.

A partir de los 60 años, los signos del paso del tiempo son mucho más marcados. Siguen siendo válidas las mismas opciones, a las que pueden sumarse complementos nutricionales a base de antioxidantes y antirradicales libres (vitaminas A-E-C, zinc, selenio y Beta-carotenos).

Autor: Consumer-Eroski
Fuente: www.consumer.es